OPINIÓN: El aumento de muertes en las carreteras exige la acción del gobierno