El 20 por ciento de los viajeros en la parte de atrás del coche no llevan cinturón de seguridad