Cómo la República está asumiendo la conducción distraída a nivel mundial