Los senderos para bicicletas dedicados podrían salvar vidas

 

Las extensas redes de ciclovías de Suecia no sólo fomentan el turismo y el comercio, sino que también reducen los accidentes de tráfico. Los motociclistas, peatones y ciclistas representan el 50 por ciento de las muertes en carretera en todo el mundo. Suecia ya tiene una de las tasas más bajas del mundo de muertes en carretera; en ciudades como Malm, donde los carriles de dos bicicletas y planteó senderos dedicados son la norma, sólo 16 ciclistas de 2003 a 2012 han muerto en un incidente con un coche.

Los carriles para bicicletas elevados, como los de Malmö, están separados del tráfico de automóviles, a menudo con bordillos inclinados que permiten una fácil transición al nivel de la calle. Los carriles para bicicletas son parte de la Visión Cero que exige sistemas viales más seguros para los viajeros de todo tipo, y atribuye la misma responsabilidad en materia de seguridad vial al diseño de los sistemas y a los usuarios individuales de las carreteras. Como resultado de ello, Suecia ha logrado una de las tasas de mortalidad por accidentes de tráfico más bajas del mundo, con sólo 30 muertes en carretera por millón de habitantes en 2014.

Los carriles bici dedicados ofrecen a los ciclistas de todas las edades, niveles de habilidad y estatus económico una alternativa atractiva y más segura. Los carriles bici elevados fomentan la seguridad del ciclismo y minimizan los accidentes durante los patrones de tráfico de gran volumen, en las intersecciones y en las calles con curvas que presentan obstrucción visual.

La ciudad de Malmö continúa mejorando las condiciones para los ciclistas instalando barandillas en los semáforos en rojo y en los mostradores de tráfico de bicicletas. La ciudad también propone una superautopista para bicicletas de 12,5 millas que conecta la ciudad de Malmö con la ciudad universitaria de Lund. Un $7 millones supercykelväg La propuesta incluye dos carriles para bicicletas en cada dirección, separación del tráfico de automóviles y estaciones de servicio para bicicletas.

Muchas ciudades del mundo están siguiendo el ejemplo de Suecia para reducir el riesgo de accidentes. La ciudad de Seattle, en los Estados Unidos, pondrá en práctica la estrategia de las "tres E", centrándose en un objetivo de cero muertes y lesiones graves en las carreteras mediante el diseño de las calles (Ingeniería), una mayor participación de la policía (Aplicación) y la promoción de calles más seguras (Educación).

Para saber más sobre la importancia de los carriles bici dedicados a la seguridad vial, lea el Libro Blanco del Panel de Expertos de la TSR "Invertir en la seguridad vial: Un imperativo mundial para el sector privado.”